MEDICINA LEGAL EN BOLIVIA

Aspectos de Medicina legal
en la práctica diaria

Guía para profesionales de servicios públicos de salud

Contenido
III. Lesiones más frecuentes ........................................................................... 14 a 24
 

Coordinación del Manual por Instituciones
Lic. Ruth Barral Ministerio de Salud y Deportes
Dr. Jorge Núñez de Arco Instituto de Investigaciones Forenses
Dra. Dora Caballero OPS/OMS - Bolivia


III. LESIONES MÁS FRECUENTES

Desde el punto de vista jurídico una lesión es toda alteración anatómica o funcional en el cuerpo o en la salud de una persona, originada por un agente traumático.

La OPS/OMS, considera “lesión” a cualquier daño, intencional o no intencional, al cuerpo debido a la exposición aguda a energía térmica, mecánica, eléctrica o química; o debido a la ausencia de calor u oxígeno que lleve a un daño corporal o psíquico temporal o permanente y que puede ser o no fatal.

Según el Código Penal Boliviano, las lesiones constituyen una variedad de delitos contra la vida de las personas y se clasifican de la siguiente manera:

Título X: Delitos contra la integridad corporal y la salud:

Artículo 270. (Lesiones Gravísimas) MAS DE 180 DIAS DE IMPEDIMENTO

“Incurrirá el autor en la pena de privación de libertad de dos a ocho años,

cuando de la lesión resultare:

1.     Una enfermedad mental o corporal, cierta o probablemente incurable.

2.     La debilitación permanente de la salud o la pérdida o uso de un sentido, de un miem­bro o de una función.

3.     La incapacidad permanente para el trabajo o la que sobrepase de ciento ochenta días.

4.     La marca indeleble o la deformación permanente del rostro.

5.     El peligro inminente de perder la vida”.

 

Artículo 271 (Lesiones Graves y Leves)

* Graves. DE 30 DIAS A 180 DIAS DE IMPEDIMENTO.

“El que de cualquier modo ocasionare a otro un daño en el cuerpo o en la salud, no comprendido en los casos del artículo anterior, del cual derivare incapacidad para el trabajo de treinta a ciento ochenta días, será sanciona­do con reclusión de uno a cinco años”.

* Leves. MENOS DE 30 DIAS DE IMPEDIMENTO.

“Si la incapacidad fuere hasta veintinueve días, se impondrá al autor reclusión de seis meses a dos años o prestación de trabajo hasta el máximo”.

Para la atención de una persona con lesiones, deberá considerarse los siguientes aspectos:

Anamnesis DATOS GENERALES, registrando el número de CARNET DE IDENTIDAD.

Examen físico

DESCRIPCIÓN MINUCIOSA DE TODAS LAS LESIONES, naturaleza, localización, dimensiones, complicaciones. La identificación precisa anatomo-topográfico puede com­plementarse con tomas fotográficas.

Diagnóstico

Debe determinar la patología propia (de acuerdo a la Clasificación Internacional CIE­10) e incluir el pronóstico y calificación de lesiones de acuerdo a nuestro Código Penal, para la tipificación del delito por parte de autoridad competente.

Redacción del CERTIFICADO MEDICO.

III. 1. Lesiones simples

Dentro de las lesiones simples más frecuentes, es decir aquellas que son

producidas por un mecanismo contundente, se encuentran:

Contusiones

Las contusiones se dividen en simples y complejas:

.*            Las contusiones simples: causan atrición de los tejidos por un agente contunden te.

.*            Las contusiones complejas: provocan solución de continuidad hasta llegar al aplas­tamiento.

 

Excoriación

Se debe al desprendimiento de los estratos superficiales de la epidermis con indem­nidad de la capa germinativa, a causa de fricción tangencial o lateral del agente contundente. Cuando el agente actúa verticalmente respecto a la piel, la epidermis es aplastada y se estampa la impresión del objeto traumatizante. Si este impacto es con­siderable y se ejerce sobre una superficie pequeña el resultado será una herida contu­sa. La excoriación se observa en partes de cuerpo expuestos y que están sobre planos óseos. Puede estar cubierta por costra serosa, serohemática y hemática. Un buen ejemplo son las excoriaciones lineales de la fase de arrastre de las víctimas de atrope­llamiento por vehículo automotor. Cuando se produce en mucosas se denomina ero­sión. Los arañazos o estigmas ungüeales son excoriaciones producidas por las uñas.

Equimosis

Consiste en una hemorragia en los tejidos subcutáneos, a menudo en la capa adiposa, que se transparenta como una mancha en la piel, siempre se producen en vida, por lo que es un “signo de vitalidad”. Su importancia es que reproduce la forma del agen­te contundente (dibuja el agente productor). Un ejemplo lo constituyen la marca de llantas en algunas víctimas de atropellamiento por automóvil. Como se debe a san­gre extravasada, los cambios que la hemoglobina va experimentar en los tejidos, produce una sucesión de tonos que permite diagnosticar su antigüedad, así: :
 

•   Rojo, el primer día.
•   Negro, el 2º y tercer días, por desprendimiento de hemoglobina.
•   Azul, del cuarto al sexto días, por hemosiderina.
•   Verde, del séptimo al duodécimo días, por hematoidina.
•   Amarillo, del decimotercero al vigésimo primero , por hematina.

 

En términos generales, la equimosis desaparece a las tres semanas, no suele causar incapacidad temporal (excepto de tipo estético) ni secuelas. La sugilación es una equimosis por succión o “chupón” y suele observarse en delitos contra la libertad sexual, a veces se acompaña de marcas de dientes.

Derrames

Consisten en extravasación de sangre (en mayor cantidad que en la equimosis) o de linfa y se producen bajo las mismas características ya descritas.

Los derrames sanguíneos pueden ser superficiales si están encima y profundos si se hallan por debajo de serosas o aponeurosis muscular. Los superficiales, a su vez, pueden ser hematomas o bolsa sanguínea (más grande) y crepitan a la palpación.

Los derrames linfáticos, se forman frecuentemente en la cara externa de muslos, espalda o en región lumbar. No crepitan y no tienen coloración especial al examinar.

Heridas

Las heridas constituyen una solución de continuidad de la piel y se clasifican en:

HERIDAS INCISAS HERIDAS CONTUSAS
Bordes limpios y generalmente regulares. Bordes irregulares y contundidos.
No existen puentes de tejido entre
sus bordes.
Existen puentes de tejidos entre sus
bordes.
Se originan por un agente cortante. Originada por un agente u objeto
contundente.

Cuando el agente penetra profundamente, se habla de enclavamiento. La herida contusa, que además de las características ya indicadas, tiene una profundidad va­riable, y sus bordes son deshilachados, despegados y equimóticos; puede originar estado de choque e infección y dejar cicatrices visibles y permanentes, y dar lugar a incapacidades temporales.

El equivalente a la herida contusa en los huesos es la fractura y en las vísceras la laceración. Las fracturas pueden ser a su vez «expuestas» cuando los fragmentos óseos se exteriorizan a través de una herida contusa; y «cerradas», cuando las par­tes blandas no experimentan solución de continuidad que permita observar los frag­mentos del hueso lesionado. En estos casos es posible observar deformación de un miembro por ejemplo, en las primeras horas, y luego, edema rojo equimótico.

III. 2. Lesiones complejas

Este tipo de lesiones es producido por dos o más mecanismos de contusión simple. Los ejemplos más frecuentes son:

Aplastamiento

Es el traumatismo producido por la acción convergente de dos agentes contundentes sobre puntos antagónicos de un segmento corporal. Generalmente es accidental y por lo común laboral. Son ejemplos, el peatón atropellado por vehículos de gran masa y el automovilista atrapado entre el volante y el respaldo del asiento.

Caída y precipitación

En ambos casos se trata de contusiones provocadas por el desplome de la víctima. Es caída cuando ocurre en el mismo plano de sustentación. Precipitación si se pro­duce en uno que se encuentra por debajo del plano de sustentación.

En la caída, al movilizarse la cabeza sobre el suelo se produce la lesión golpe-contra-golpe, el golpe se observa en la piel cabelluda como hematoma o herida contusa (usualmente en protuberancia occipital, frontal o regiones parietotemporales). El con­tragolpe está dentro del cráneo, en el punto diametralmente opuesto y consiste en hematoma epidural o subdural, con foco de contusión cerebral, en miembros inferio­res con frecuencia hay fractura de cuello de fémur, la muerte puede ocurrir por trau­matismo craneoencefálico o complicaciones sépticas (neumonía hipostática).

En la precipitación las lesiones en piel son mínimas, mientras el daño interno es severo, los traumatismos esqueléticos varían de acuerdo con el modo con que la víctima recibe el impacto en el suelo. Si el impacto es de pie, la columna vertebral se introduce en el cráneo, hay fracturas de astrágalo y tercio medio de las piernas. Si el impacto se produjo estando sentado, las alas menores del esfenoides y la apófisis Crista Galli del etmoides se incrustan en el encéfalo. Si el impacto fue de cabeza, existirán fracturas de cráneo conminutas “en bolsa de nueces” con hundimiento y aspecto de telaraña.

Heridas por arma blanca

Las lesiones por armas blanca (cortopunzantes) como cuchillos, cortaplumas, ha­chas u otros producen heridas cortantes, punzantes, perforantes o variedades mix­tas que pueden penetrar a cavidad, originado lesiones graves para la vida.

Heridas por arma de fuego

Las características de las heridas producidas por armas de fuego, dependen del tipo de arma (armas cortas, largas) y de la distancia entre el disparo efectuado y la perso­na víctima. En la práctica diaria, y para los médicos no forenses, requeridos como peritos, es importante examinar el lugar del hecho y diferenciar entre el orificio de entrada y el de salida.

ORIFICIO DE ENTRADA ORIFICIO DE SALIDA
Los bordes son invertidos Los bordes son evertidos
La zona de contusión indica en qué dirección entró el proyectil No hay zona de contusión, a excepción
que el cuerpo se apoye en una
superficie dura.
Generalmente es menor que el orificio de salida. El orificio de salida es generalmente
más grande que el de entrada.

Los orificios de entrada y de salida, pueden ser iguales cuando el proyectil entra al cuerpo y sale en forma perpendicular.

El orificio de entrada es mayor que el de salida cuando hay un plano óseo adyacente, sobre todo en los disparos en el cráneo. En la cabeza ocurre un efecto explosivo del proyectil, y al salir hay estallido de la cavidad craneana.

Cuando el disparo se produce “a quema - ropa “ entre 0 y 1 cm. es frecuente encon­trar una zona de humo. Si se produce a 50 cm. de distancia, puede observarse una zona “tatuaje de pólvora”, más allá de esa distancia no se evidencia esto.

Quemaduras

Estas lesiones histico-necróticas, se producen por diferentes agentes como llamas de fuego, vapores o gases, líquidos en ebullición, cuerpos sólidos al rojo vivo, o incandescentes; o por ácidos y álcalis.

La clasificación de las quemaduras más usada es por grados:

Primer Grado: Eritema (enrojecimiento por congestión de vasos)

Segundo Grado: Flictena o ampollas (elevación de epidermis que contiene liquido rico en albúmina.

Tercer Grado: Escama (estructura laminar conformada por células epiteliales adheridas que se desprenden)

Cuarto Grado: Carbonización, (dependiendo del agente causal, la piel es negra y acartonada, existe solución de continuidad de la piel, posición de boxeador debido a la coagulación de la miosina de los músculos, se evidencia la exposición de órganos)

 

Cuando se produce muerte y evidencias de este tipo de lesión, es importante deter­minar si la persona se encontraba muerta o viva antes de quemarse. Si la persona tenía signos vitales:

          •   La quemadura es de color rozado o rojo.

          •   Existe presencia de albúmina en las flictenas.

          •   Se evidencia la presencia de “negro de humo” en las vías respiratorias, esto significa que respiró.

 Las complicaciones más frecuentes de las quemaduras son el golpe de calor, schock anafiláctico e hipovolémico, desequilibrio hidroelectrolitico, sepsis, coagulación intravascular diseminada, neumonía, hiperglicemia, tromboembolismo pulmonar.

Mordedura

Es causada por dientes que prensan y traccionan. Se observan pequeñas equimo­sis, excoriaciones y hasta heridas contusas, en dos líneas curvas opuestas por su concavidad. Según su origen pueden ser:

a)     Eróticas. En cuello, hombros, mamas, vulva y muslos. Existe una zona central de sugilación.

b)     De agresión o defensa. En mejillas, orejas, nariz, tronco y miembros superiores. A veces se acompañan de heridas contusas, como se observa en los delitos de violencia sexual y física.

c)     Por autolesionismo. Se les puede hallar en antebrazos y manos.

Asfixias Mecánicas

Se define asfixia como toda interferencia en la respiración. Puede deberse a enferme­dad (asfixia patológica), a sustancias químicas como la cocaína y el monóxido de carbono (asfixia química); o medio mecánico que impide el ingreso de aire (asfixia mecánica).

La muerte por síndrome asfíctico presenta al examen físico externo, cianosis como principal signo. Las asfixias mecánicas pueden ser producidas por sumersión, es­trangulación, ahorcadura y sofocación.

 

AHORCADURA

• Es típico, cuando el nudo del dogal se encuentra a nivel medio occipital (nuca)

•  Es atípico, cuando el nudo se encuentra en cualquier parte del cuello.

•  Es simétrico, cuando el nudo se encuentra en la nuca por detrás y menton por delante. Se denomina ahorcado blanco.

•   Es asimétrico, ya que el nudo se encuentra en cualquier parte del cuello.

•   El surco es oblicuo, discontinuo, descendente, por encima del hioides, puede ser equimotico y apergaminado. Puede ser único o múltiple.

 

ESTRANGULACION

• Existen diferentes variedades: manual, a lazo, con objeto cilíndrico y mixta.

 • Cuando es a mano, en el cuello del cadáver se evidencia estigmas ungüeales y digitales.

•  Cuando es a lazo, se evidencia un surco infrahiodeo, transversal y continuo.

• Cuando es con objeto cilíndrico, casi no se evidencian huellas.

 

La muerte más común por asfixia de sumersión, es la accidental. La muerte es más rápida en agua dulce que en agua salada (por la hiperpotasemia de ríos y lagos), donde suele producirse en el término de cinco minutos.

El signo más frecuente de la muerte por sumersión es el “hongo de espuma en boca y nariz”.

Cuando la muerte es producida por sofocación, se observa oclusión de los orificios respiratorios, obstrucción de las vías respiratorias, compresión toracoabdominal y sepultamiento o enterramiento, así por ejemplo:

  •  La llamada “Mascarilla equimótica”

  •  Huellas del agente en caso de compresión

  •  Más los signos de todas las asfixias mecánicas

Lesiones eléctricas

Se dividen en electrocución y fulguración.

ELECTROCUCIÓN   FULGURACION
Es provocada con la corriente eléctrica, ya sea industrial o doméstica. Está vinculada con la corriente

atmosférica. (Rayos)

La electrocución produce un síncope, sensación de muerte inminente, pérdida de la conciencia y puede dejar una catarata traumática.

En el levantamiento del cadáver, se debe observar el lugar del hecho y sobre todo el examen de la ropa de la persona buscando el punto eléctrico, así como la marca eléctrica y la quemadura eléctrica:

.*    Marca eléctrica: Se la describe como redondeada, elevada que dibuja la forma del conductor. Señala por dónde penetró la corriente eléctrica al cuerpo.

.*    Quemadura eléctrica. Se la describe como una escara dura, seca, apergaminada y es de color amarillento.

 

Las causas de muerte pueden ser: 

  •    Fibrilacion ventricular  

  •    Asfixia por tetanización de los músculos respiratorios 

  •    Choque eléctrico

En la fulguración las quemaduras son indoloras, circulares o, a veces, arborescentes (se debe al efecto vasoparalítico). Tanto en la fulguración como en  la electrocución se puede evidenciar la metalización eléctrica, que representa la impregnación del metal fundido del conductor sobre la piel de la víctima.

Lesiones de Tránsito por vehículo automotor

En nuestro medio, es frecuente los atropellamientos de un peatón por un vehículo automotor. El atropellamiento es el encuentro violento entre un cuerpo humano y un vehículo o animal en movimiento. Las fases de atropellamiento son:

  • Impacto. Golpe que sufre el peatón por parte de un vehículo mediano. Frecuente­mente se produce en la mitad inferior del cuerpo; por ejemplo, en las piernas y rodillas y, con menor frecuencia, en la mitad superior del cuerpo; por ejemplo miembros superiores y cabeza.

  •  Caída. Cuando se produce lesión “golpe-contragolpe”, más frecuentemente en la cabeza.

  •  Arrastre. Hay excoriaciones lineales en partes expuestas.

  •  Aplastamiento. Aparecen marcas de llantas, desolladura.

Las principales lesiones que se encuentran en el conductor son:

  •  Región frontal: mitad izquierda (marco de parabrisas)

  • Cara: excoriaciones y heridas incisas causadas por vidrios del parabrisas

  • Cuello: moviniento de latigazo (lesiones en columna cervical)
     

  • Tórax: impacto de volante, especialmente en la mitad izquierda
     

  • Abdomen: laceraciiones de hígado, bazo, páncreas y mesenterio
     

  • Miembros superiores: fracturas de antebrazos (tensos sobre volante)
     

  • Miembros inferiores: fracturas de hueso ilíaco y cuello de fémur, observar marcas de pedales en suelas de zapatos.

Los traumatismos en el motociclista son generalmente:

 Fractura de la base del cráneo, detrás de las alas mayores del esfenoides en el piso medio (“fractura del motociclista”)

 Fractura “en anillo” alrededor del foramen magnum por trauma sobre occi­pucio (piso posterior).

Desprendimiento

Este tipo de lesión aparece cuando hay separación de partes blandas, de un órgano o segmento corporal del cuerpo. Las más frecuentes son:

o    Avulsión o arrancamiento, se da cuando existe desprendimiento de partes blandas de una región corporal por tracción.

o    La amputación es la separación de un miembro o parte de él.

o    Decapitación es la separación de la cabeza del cuerpo.

o    Atrición es la división del cuerpo en múltiples fragmentos y mantienen su relación por bandas de tejidos blandos.

o     El descuartizamiento, despedazamiento o seccionamiento consiste en que los segmentos corporales quedan separados entre sí.

Para citar el articulo: Barral R., Núñez de Arco J.,Caballero D., Aspectos de Medicina legal en la practica diaria. Cap. III, Edición OPS/OMS La Paz -Bolivia 2004, p.14-24.