LA ECONOMETRIA DEL DELITO EN EL DERECHO PENAL Y EN LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR. Un análisis criminológico.

Jorge Núñez de Arco Mendoza, Ph.D.

Criminólogo.

jorge@nunezdearco.net

1.-Planteamiento del problema

Aunque en nuestro país, se ha hecho una reforma procesal penal, sincronizada con la hora del mundo, dicho avance legal, en la elaboración del instrumento; no es y no será suficiente para que los resultados también sean acordes a dicho avance. En 1997 se moderniza la teoría del delito en Bolivia, de la teoría causalista se pasó a la teoría finalista con el análisis tripartito del delito: tipicidad, antijuridicidad y culpabilidad. Aunque dicha teoría, no se ha aplicado a todo el derecho penal y menos aun al derecho penal especial. Es un sistema garantista, no bien entendido, ya que en la práctica, hace que salga mas beneficiado el delincuente, que la victima. Y en el caso concreto de la violencia intrafamiliar, ha quedado fuera del juego, no esta contemplada como delito y no permite un verdadero control social del comportamiento. Se precisa buscar formas nuevas, y de manera mas o menos rápida; una salida del túnel al cual hemos entrado y que nos parece que no tiene un final a un paisaje esplendoroso. Utilizando la lectura Hisrchmaniana:

As long as the tunnel effect lasts, everybody feels better off, both those who have become richer and those who have not. But this tolerance is like a credit that falls due at a certain date. It is extended in the expectation that eventually the disparities will narrow again. If this doses not occur, there is bound to be trouble, and perhaps disaster. (Hirschman)

En tanto que el efecto tunel dure, todos se sienten mejor, ambos, quienes llegaron a ser ricos y aquellos que no. Pero esta tolerancia es como un crédito que expira a cierta fecha. Es extendido en la expectativa que eventualmente las disparidades se acorten de nuevo. Si esto no ocurriera, allí esta la frontera del problema y quizás el desastre. (Hirschman)

2.-Teoría del delito

“La teoría del delito ha de fundarse, según la ley, en la acción y no en la personalidad del autor” (1) Pero el concepto del delito responde a una doble perspectiva: Por un lado, la antijuridicidad, es un juicio de desvalor que se hace sobre el autor de ese hecho, acerca de lo injusto de su acción, es pues, la desaprobación del acto. Y por otro, la culpabilidad, la atribución de dicho acto a su autor para hacerle responsable del mismo. (Muñoz Conde 1991).

1.-Hans Heinrich Jescheck, Tratado de Derecho Penal, Parte general. Ed. Bosch, Barcelona, 1981, p.265

“Antijuridicidad y culpabilidad son, según esto, los dos componentes fundamentales de carácter material del concepto de delito” (2) “ambas teorías, la culpabilidad normativa y los elementos subjetivos de los injusto, rompieron el esquema objetivo-subjetivo y lo llevaron a ser reemplazado por otro: el injusto es un juicio de desvalor del acto y la culpabilidad, el reproche que de ese acto desvalorado se le hace al autor, por no haber podido, en forma exigible actuar de otra manera” (3)

El concepto del delito como una conducta castigada por la ley con una pena, es solo un concepto formal. El delito debe tratarse de una acción u omisión, debe ser doloso o culposo y penado por la ley.

Pero el concepto de delito como objeto de un análisis criminológico tiene limitaciones, porque se lo hace desde un punto de vista valorativo, ya que también el derecho penal, se ocupa del crimen, pero desde un punto normativo, por lo que la Criminología puede completar y enriquecer el concepto penal de delito, acudiendo a otros esquemas, en este caso usando la econometria.

3.-Datos estadísticos

Tabla 1.-HOMICIDIO 2000 2001 2002 2003 2004 2005
Chuquisaca 13 21 20 69 66 18
Beni 49 71 77 82 43 43
a Cochabamb 413 485 382 370 485 122
La Paz 1.688 1.266 1.005 889 1.245 393
Oruro 99 229 265 209 362 59
Pando 28 27 24 29 67 11
Potosi 140 167 146 204 368 52
Santa Cruz 548 595 609 618 849 145
Tarija 100 96 82 95 263 33
El Alto 38 42 40 35 27 31
TOTAL 3.116 2.999 2.650 2.600 3.775 907

Fuente: Modificado de datos Viceministerio de Seguridad Ciudadana. Min. Gob.

2 .-Fernando Villamar Lucia, Derecho Penal Boliviano. Parte general. t.I, 2ª ed. La Paz, 2007, p. 106 3 .-E.R. Zaffaroni, Manual de Derecho Penal, 6º ed. Ed. Ediar, Bs.As. 2002, p. 326

TABLA 2.-Estadística de denuncias de delitos en Bolivia 2000 al 2005

DELITOS COMUNES 2000 2001 2002 2003 2004 2005
Bolivia Total 30.233 27.456 21.382 20.514 24.953 25.196
Contra la integridad corporal y la salud 5.275 5.087 4.926 5.036 6.108 6.758
Contra los derechos de asistencia familiar 2.268 1.779 1.490 1.405 1.066 374
Estafa y otras defraudaci ones 5.939 4.639 2.670 2.674 3.662 3.570
Homicidio 3.078 2.957 2.610 2.565 3.748 876
Hurto 5.532 5.562 4.297 3.538 3.981 3.837
Robo 5.414 5.234 3.650 3.540 4.178 7.430
Robo Agravado (Atracos) 4.451 4.210 3.935 4.162 4.719 1.275
Violación, estupro y abuso deshonest o 2.727 2.198 1.739 1.756 2.210 1.076

Fuente: Viceministerio de Seguridad Ciudadana. Min. Gob. Fuente: Modificado de datos Viceministerio de Seguridad Ciudadana. Min. Gob.

T. 3.-HURTO 2000 2001 2002 2003 2004 2005
Chuquisaca 234 204 215 197 107 152
Beni 71 117 147 244 252 369
Cochabamba 1.007 645 459 302 312 257
La Paz 1.273 1.345 1.190 789 1.074 1.014
Oruro 359 593 402 354 582 266
Pando 76 115 204 112 144 101
Potosí 203 210 210 174 219 310
Santa Cruz 2.012 2.044 1.197 1.155 1.040 1.116
Tarija 297 289 273 211 251 252
El Alto * 79 81 78 70 101 97
TOTAL : 5.532 5.562 4.297 3.538 3.981 3.837
T.4.-ROBO 2000 2001 2002 2003 2004 2005
Chuquisaca 396 437 502 602 191 179
Beni 430 506 598 500 400 646
Cochabamba 1238 1168 1133 1135 800 773
La Paz 2100 2000 2005 1998 2047 2.031
Oruro 594 635 479 581 720 718
Pando 168 200 280 190 184 143
Potosi 207 238 259 252 279 365
Santa Cruz 3598 3989 2692 2725 2140 1.928
Tarija 369 493 499 489 604 647
El Alto *
5.414 5.234 3.650 3.540 4.178 7.430

Fuente: Modificado de datos Viceministerio de Seguridad Ciudadana. Min. Gob.

5

En la Tabla 1.-el homicidio en La Paz, bajo de 1688 en el años 2001, hasta 393 el año 2005.

En la Tabla 2.-Los datos de Homicidios, Hurto, Robo y delitos sexuales, han sufrido una baja considerable.

En la Tabla 3. El hurto en Cochabamba ha bajado a la cuarta parte. Y en Santa Cruz a la mitad

En la Tabla 4.-El robo en Santa Cruz, ha bajado de 3.598 a 1.928.

En relación a estos datos, es difícil de creer, que tras una buena política criminal se ha conseguido que los delitos, disminuyan. Es más posible que las victimas hayan desistido de denunciarlos. Algo esta mal, para que las bolsas negras de datos, estén pasando de la punta del iceberg al fondo, siendo cubiertas, y ampliando la base oculta del iceberg de los delitos. O bien según nuestra posición, el delito esta siendo mas rentable o no tiene un control social efectivo o hay un cansancio en las victimas o hay un miedo a la victimizacion secundaria.

4.-La econometria

Econometría, es la aplicación de las técnicas matemáticas y estadísticas a la resolución de problemas de economía. La econometría, por lo general, se basa en la construcción de modelos formales con los cuales es posible verificar hipótesis, medir variables estadísticas y realizar pruebas de simulación. La econometría plantea un desarrollo conjunto de las ideas económicas y las observaciones, permiten sugerir teorías. Aislar fenómenos causales, suplir la falta de experimentos. Predecir. Relaciones no exactas. Fenómenos complejos, no experimentales. Fenómenos no observables (inteligencia, suerte, preferencias, etc.).

El precursor de los modelos econométricos, Lawrence Klein, Premio Nóbel de Economía en 1980, dice: “La econometría reconoce que el comportamiento social es esencialmente complejo, y que un numero limitado de variables relacionadas en ecuaciones simples no pueden explicar todo este comportamiento"

Sin embargo los modelos econométricos se han estado usando para control de la violencia. (Sarmiento, 2006) Usando diagrama que permite comprender los modos de como la violencia habita en las ciudades; no siempre se trata de una violencia manifiesta, directa, sino también de muchos factores que se cruzan en espacios concretos.

Los homicidios, de hecho, son una expresión de la violencia directa; pero ¿cuáles son los factores de orden cultural y estructural que llevan a esta expresión visible de los conflictos? Seguramente la econometría nos ayuda a visualizar la dimensión de la violencia a través de las estadísticas, pero esto no basta para avanzar en la comprensión de la complejidad del problema.

5.-El Delincuente Racional

Tanto en los tratados de criminología clásica como en la neoclásica, se asume que el delincuente es un ser racional, libre para tomar decisiones. Ahora bien, esas decisiones como dice, Serrano son de “un ser libre para tomar decisiones sobre la base de los costes y beneficios que una conducta va presumiblemente proporcionarle”, (Serrano, 2004) aunque dichos costes sean bajo un punto de visto completamente personal. Y en el caso de una persona racional con poca capacidad de asumir riegos, no pasará de las primeras fases de la elaboración de delito.

El sujeto delincuente, debe tomar decisiones, en un tiempo excesivamente corto, con una pequeña información, con sus propias habilidades cognitivas, lo que incluye su procesador, es decir la capacidad de procesar de su cerebro lo que hace que se hable de una “racionalidad limitada”. (Clarke, 1993) Pero la decisión de infringir la ley esta en base a los beneficios sobre los posibles costes que pueda acarrearle y la utilidad de la actividad ilícita.

La teoría de la acción racional de Gary Becker, (Premio Nóbel de economía) plantea que las decisiones individuales contienen un perfecto basamento lógico en términos de costos y rentabilidad. Al ser racional se maximiza las ventajas en función de la cultura en que se vive. El enfoque económico basado en la econometría, no es moderno, esta basado en las teorías de Bentham.

Dado que nuestro derecho penal, esta basado, mas en espiritu que en la legislación, en la teoría finalista: concepto de acción basado en la dirección del comportamiento del autor con una finalidad previa. Por la que un individuo en el uso de su conocimiento causal, es capaz de dominar dentro de ciertos límites, el suceder y conducir su actuación a la consecución de una meta con arreglo a un plan.

Esta teoría finalista, parece la mas lógica y eficaz a la hora de la valoración de un hecho desde la vertiente medica o psicológica o criminologica. A pesar de que se le achaca que sea intelectualista, racionalista y que le da importancia a los sentimientos: pensar, sentir, obrar; para que sean computados para valorar la carga de la pena o bien la capacidad de culpabilidad.(capacidad de asumir el reproche)

La acción humana es una actividad final, porque puede prever, de forma cognitiva las consecuencias de su actuar. La acción, sería “una conducta humana relacionada con el medio ambiente, dominada por la voluntad dirigente y encaminada a un resultado.” (Maurach, 1994)

Pero para actuar se precisa haber previamente pensado, proyectado un acto, para poder dirigirse a un objetivo, por tanto la representación, la idea viene primero, antes de la acción. Aunque para el derecho penal, no solo se contempla la acción sino también la omisión.

7

El hombre puede prever dentro de ciertos límites las consecuencias posibles de su actividad, conforme a su plan. Por lo tanto, un comportamiento es evitable cuando el autor tenía la posibilidad de dirigir su acción a un fin determinado.

Si aceptamos que la acción es una conducta humana relacionada con el medio ambiente, dominada por la voluntad, dirigida y encaminada a un resultado, por tanto la “ la voluntad no puede concebirse sino como ideación proyectada”; sería el “querer interno”. (Creuz, 1988)

Y por ello, entonces, no hay voluntad (libre) cuando hay una fuerza irresistible que nos obliga a una acción. Puede ser de origen interno o externo. La fuerza irresistible de origen interno, como es el caso de las neurosis compulsivas, no son voluntarias en el amplio sentido de la palabra; obedecen a núcleo neurótico, por ejemplo las cleptomanías. Y una fuerza irresistible de origen externo, por ejemplo en las abstinencias por falta de droga, que su actuar no necesariamente coincide con su querer interno.

La decisión de cometer delitos o actividades ilegales está motivada por ganancias y costos asociadas a aquellos y la remuneración potencial por la comisión de los delitos y el salario alternativo de una actividad legal. Por otra parte probabilidad de ser aprehendido puede no tener el efecto disuasivo esperado por la escasa probabilidad que la aprehensión se transforme en algún tipo de sanción que implique una pérdida para el individuo.

6.-Modelo propuesto

El modelo teórico propuesto, sigue la teoría de comportamiento criminal desarrollada por Becker. Para ello es necesario citar una anécdota de Gary Becker:

“Llegaba tarde y tenía que decidir rápidamente si guardaba el auto en un estacionamiento o lo dejaba en la calle y corría el riesgo de que me pusieran una multa. Calculé la probabilidad de que me multaran, el tamaño de la multa, y el costo de pagar el estacionamiento. Decidí que valía la pena correr el riesgo y dejé el auto en la calle mal estacionado... Mientras caminaba...se me ocurrió que las autoridades municipales seguramente habrán hecho un análisis parecido al mío. La frecuencia de sus controles de los vehículos mal estacionados y el tamaño de la multa impuesta a los infractores debe depender de sus estimaciones de las elecciones que hace la gente, como lo acababa de hacer yo.”

Si consideramos que el crimen © precisa de un tiempo (t) para obtener beneficio. Los beneficios los puede obtener trabajando legalmente y en función al tiempo.

Trabajo normal Tn = t + B

Crimen © = t1 + B (+1)

c= crimen B=beneficio t=tiempo T= trabajo K= constante de salario por unidad de tiempo M= factor multiplicativo del beneficio por crimen al trabajo

B = T x K x t B = c x t x M x K

Entonces el beneficio es multiplicado en el caso del crimen por el factor multiplicativo y reduce la necesidad de trabajo, a su vez el trabajo tiene condicionantes que lo hacen más difícil al momento de rendir beneficio.

C= conocimiento ( 1 si se tiene 0 si no) E= experiencia ( 1 si se tiene 0 si no) S= esfuerzo T = C x E x S

El trabajo (T), normal, precisa de unos conocimientos, de una experiencia y de un esfuerzo.

Para el crimen no precisa de años de conocimiento, solo algo de experiencia y poco esfuerzo. Suponemos que no es necesario entrenamiento, ni existen costos de entrada y salida para estas actividades, los beneficios se incrementan con el tiempo dedicado.

Hay un factor que no hay en el trabajo normal, la posibilidad de ser aprehendido (apr) en la actividad crimen. Dando por hecho que sea recluido (Pr) y juzgado. Porque si es simplemente una aprehensión, no es factor negativo ni reduce beneficios.

© = t + B (-1)/ apr © = t + B(+1)+ Pr

Si añadimos la aprehensión entonces la ecuación queda B= apr (c x t x M x K) Siendo apr un valor entre 1 y 0

9

Si no es aprendido hay beneficio (B) si lo es no en el intermedio ej un apr de 0,5 se podrian considerar como multas entonces este factor debería compararse con el factor M multiplicativo de el beneficio de trabajar. De esa manera, en algún momento el crimen no será rentable.

Resumiendo si el crimen es rentable en la posibilidad intermedia esto los hace interesante es decir las multas y castigos intermedios permiten que el crimen sea rentable.

En el primero los beneficios se deducen si es aprehendido y si debe pagara multas. En cambio en el segundo, su crimen, obtiene beneficios y además un premio de libertad y de salirse con la suya.

Trabajo normal Tn = t + B

Crimen sin castigo © = t + B(+1)+ Pr

Crimen © = t + B(+1)+ Pr

s

En base a ello hay la decisión racional de cometer el crimen, este modelo refleja bastante bien la realidad y nos permite dar lugar al factor de la sociedad y la prevención del crimen. Donde el factor (s) evite la resolución de un sistema de ecuaciones, donde tanto la cantidad de delitos cometidos como la cantidad de recursos dedicados no sean suficientes. Hay que tomar en cuenta que el individuo dedica un tiempo (t) al crimen que depende en forma positiva del diferencial de salario entre la actividad criminal y trabajar dentro de la ley.

En este otro modelo se puede especificar utilizando la siguiente ecuación:

BN = (1-pr) Y – C – W – pr*pu

cr = 1 si BN >= m

cr = 0 si BN < m

Donde: BN = Beneficios netos del crimen,

Y = Ingreso esperado del crimen,

C = Costo monetario de cometer el crimen,

W = Costo de oportunidad de delinquir(salario no devengado),

pr = Probabilidad de captura,

pu = Condena, cr = Crimen,

m = Valores morales. (Sanchez, 2003)

Es en esas decisiones influyen las variables sociales y económicas, factores que harán variar las tasas de delincuencia, y debieran ser tomadas en cuenta en el diseño de la Política Criminal. La cantidad de recursos asignados a combatir el crimen y de la cantidad de crimen que están dispuestos a tolerar,

7.-Victimologia

Durante décadas, el único protagonista de la “escena criminológica’” ha sido el criminal, los delincuentes históricos se han hecho célebres; su figura, atractiva, misteriosa y amenazante, genera sentimientos ambivalentes de rechazo-admiración, y frecuentemente morbo. La criminología a lo largo de su historia ha estado centrada en el delincuente, en su búsqueda de explicación sobre la etiología del delito. La criminología, ya desde Lombroso, con la esperanza de encontrar las claves socio-antropológicas de la criminalidad ha buscado determinantes genéticos, psicopatológicos, morfo-biológicos y socioculturales de la conducta desviada, centrándose exclusivamente en la figura del infractor de la ley. Y es a partir de la segunda mitad del Siglo XX, en que hay un cambio paradigmático e importante en la criminología como ciencia, la frase célebre de Werfel pronunciada ya en 1920: “No el asesino, sino su víctima es culpable” (Nicht der Morder der ermordeteschulding), nacía la Victimologia, tras el agotamiento de la búsqueda infructuosa, de marcadores de la criminalidad en la figura individualizada del delincuente; tanto en el ámbito biológico, social antropológico y psicológico. La teoría sobre el estrés y el aislamiento del Síndrome de estrés postraumático y los movimientos victimo lógicos de asociaciones de mujeres maltratadas y los reclamos de indemnización o resarcimiento económico, abren otro abanico nuevo; aparte del original que planteaba el estado en el área penal, interesado más por la in imputabilidad del delincuente que por sus víctimas; ampliándose de este modo el campo de estudio victimológico dentro de la criminología hacia lo que en realidad debe ser su objetivo prioritario: la prevención del crimen, la disminución y tratamiento de sus víctimas. (Nuñez, 2004)

Surge lo que Mendelsohn denomina la ‘pareja penal’, la víctima (que ya no es considerada como ‘sujeto pasivo’ del delito) y puede contribuir (con mayor o menor culpabilidad) a su propia victimización. Hans Von Hentig y al abogado Benjamin Mendelsohn como pioneros de la victimología. Ambos, en esencia, vienen a señalar que la criminogénesis depende de una compleja relación entre víctima y victimario, figuras éstas que no ocupan posiciones antinómicas sino que interaccionan, sus ’roles’ respectivos se imbrican e incluso llegan a confundirse. (García Pablos, 2003)

Y respecto a ello, señala García-Pablos (1988) que “el microscópico mundo de la pareja penal, origen de la victimología debe ser superado y que el tradicional concepto de víctima muy restrictivo carece de operatividad”. Por otra parte, existen otras muchas víctimas sociales además de las que el delito genera, por lo que el definitivo deslinde entre criminología y victimología se encuentra en debate. Y como dice Neuman (1984) obligaría a “reconocer el nacimiento de una nueva -y autónomaciencia de las víctimas in genere con el acopio y la información, multidisciplinar pertinente”.

Esta nueva ciencia victimologica, es en realidad la nueva criminología, que nos obliga desde el punto de vista pericial, a la atención de la pareja penal, o pareja victimal. No solo es la valoración corporal y psíquica del victimador sino más aun de la victima y cuyo estudio competería a una rama que nos atrevemos a denominar “victimología forense”. (Nuñez, 2004)

8.-Violencia intrafamiliar

La victima de maltrato familiar, de violencia domestica, en fin de Violencia intrafamiliar, no tiene una respuesta legal adecuada, tanto que el maltratador, se puede dar el lujo de causar lesión y asumir las consecuencias del pago de la peritación y la posible multa que le puede imponer la Policía. Porque para que las lesiones lleguen a ser un delito, simplemente la victima debe llegar hasta el hospital en ambulancia. Lo que decía Becaria, debe ser una respuesta “pronta, necesaria, la mínima de las posibles en las circunstancias de quien se trate, proporcionada a los delitos y dictada por leyes”, pero es que no hay forma de tipificar la conducta como delito, salvo que nuestras leyes dejen de ser garantistas.

Es verdad que una forma seria, el hecho de tipificar los maltratos intrafamiliares como delitos y con una pena, como se ha hecho en otros varios países, entre ellos en España, recientemente. El problema social de la Violencia intrafamiliar no se resuelve con estrategias exclusivamente jurídicas, hay que crear planes integrales de intervención, entre los que se incluye la socialización de la no-normal conducta de malos tratos en la familia.

Pero un plan integral, precisa un gran soporte económico, el Primer plan de acción contra la violencia domestica en España, el año 1998, supuso una inversión de 4.773 millones de pesetas, algo mas de 30 millones de dólares. Para profesionalizar los operadores, (médicos, psicólogos, policías) creación de servicios especializados de atención a la victima, apertura de casas de acogida, centros de emergencia, pisos tutelados, etc. Algo que en nuestro país difícilmente se puede dar.

Otra forma es la modificación del Código Penal, modificación de las medidas cautelares en este caso específico, sentencias con obligación de asistir a programas de rehabilitación de maltratadotes, ampliar los servicios de atención a las victimas, no solo para la valoración, sino de apoyo legal y de rehabilitación psicológica. Pero en menos medida, pero sigue siendo un problema económico.

9.-Datos estadísticos Tabla 5.-Violación, estupro y abuso deshonesto

2000 2001 2002 2003 2004 2005
Chuquisaca 80 90 99 105 72 24
Beni 75 74 63 90 101 62
Cochabamba 166 163 166 219 456 175
La Paz 849 609 508 436 539 302
Oruro 140 123 89 134 122 61
Pando 29 30 20 30 39 16
Potosi 67 60 115 65 55 68
Santa Cruz 1.194 936 606 522 642 298
Tarija 127 113 73 1 55 184 70

Fuente: Viceministerio de Seguridad Ciudadana. Min. Gob.

*No se dieron separados en todos los casos, sino simultáneamente en las victimas.

En cuanto a edad y sexo, la víctima mujer en un 38% estuvo entre los 25 a 34 años, su agresor era varón en un 36% pertenecía al mismo grupo etáreo, y en un 32.8% era de 35 a 45 años. Mientras que las victimas varones en 27.6% eran de 35 a 44 años y en un 27.6% eran de más de 45 años, su agresor era también del mismo grupo etareo. Similar al registro del Ministerio de Salud y Previsión Social de Bolivia (entre 1996 al 2000) muestran que la violencia intrafamiliar predomino mas

4.-Núñez de Arco, Jorge, (2004c) La Victima. Sucre: Ed. Proyecto Sucre ciudad Universitaria USFX. p.168

13

en mujeres de entre los 15 a 49 años, datos que indican claramente que la mujer es víctima de violencia intrafamiliar mas entre los 15 a 49 años dentro del ámbito familiar.

Tabla 7.-Edad, sexo y condición de los participantes (5)

EDAD VÍCTIMAS VICTIMARIOS
Femenino Masculino Femenino Masculino
Nro. % Nro. % Nro. % Nro. %
15 -24.9 años. 107 31.8 15 31.9 9 20.0 52 16.4
25 – 34.9 años. 128 38.0 6 12.8 12 26.7 114 36.0
35 – 44.9 años. 71 21.1 13 27.6 13 28.9 104 32.8
45 o más años. 30 8.9 13 27.6 10 22.2 47 14.8
No consta. 1 2.2
Total. 336 100 47 100 45 100 317 100

Los resultados de las Tablas 6 y 7, son el resultado de un estudio realizado a las víctimas que denunciaron hechos de Violencia intrafamiliar en la Brigada de Protección a la Familia de la ciudad de la Paz-Bolivia, durante los meses de marzo y abril del 2001 (estudio piloto), ultimo bimestre del 2001 y primer bimestre del 2002.

La muestra estuvo conformada por todos las víctimas mayores de 15 años, que denunciaron el hecho violento y con requerimiento de valoración médico forense lesional por la Brigada de Protección a la Familia. Se estudiaron 383 casos con requerimiento de valoración medico forense por violencia intrafamiliar, de las cuales las victimas fueron 88% mujeres y el 12% varones.

10.-Es un Delito la violencia intrafamiliar ?

La Violencia y malos tratos domésticos, se ha convertido en un grave problema social. Y dicha violencia es particularmente traumática, en mujeres y niños. En nuestro país esta funcionando el Programa de Servicios de atención a la Victima. PROSAVI, en La Paz y Sucre. Se trata de un programa en el que se encuentra comprometida la Fiscalia General de la República y deberían estar también, las Brigadas de Protección a la Familia de la Policía y los SLIMS, ya que un programa de ayuda a las víctimas no puede monopolizarse; la victima precisa de ayuda multidisciplinar, para evitar justamente la segunda victimizacion y más aun una ayuda a su reivindicación de justicia. (Nuñez & Carvajal, 2004) Pero dicha respuesta oficial, no es suficiente, Hay una ineficaz, desorganizada y torpe respuesta legal y tan lenta que la victima casi siempre sufre la segunda victimizacion.

En las conclusiones de su obra, el celebre Marques de Becaria decía: “Para que cada pena no sea una violencia de uno o de muchos contra un ciudadano particular, debe ser esencialmente publica, pronta, necesaria, la mínima de las posibles en las circunstancias de quien se trate, proporcionada a los delitos y dictada por leyes.” (Becaria, 1764)

5.-Núñez de Arco, Jorge, (2004c) La Victima. Sucre: Ed. Proyecto Sucre ciudad Universitaria USFX. p. 164

14

Es verdad que la criminología no puede prescindir del concepto jurídicopenal (formal) de delito, pero una conducta deviene “delictiva” solo cuando recibe el estigma penal, cuando se conmina con una “pena”.( Garcia Pablos, 2003:86)

Por lo que a efectos penales, solo puede reputarse como delito, las conductas descritas en la ley y sancionarse de acuerdo a ella. Pero a efectos criminológicos, se impone el realismo de las conductas sociales, hay que optar por la “verdad real”, no por la “verdad legal”. El crimen es una etiqueta, lo significativo no es el crimen en si, sino el funcionamiento del control social cuyas instancias crean la criminalidad, “reparten” criminalidad. (Becker, 1963)

Por todo ello, me voy a permitir analizar la conducta del “maltratador”, como una conducta criminal, como un delito. Aceptando que en nuestra legislación, no esta contemplado como tal, pero lo voy a usar como un constructo que se trata de un delincuente.

La econometría incorpora todas estas características de los fenómenos económicos (y ello la distingue de la estadística). “Un conjunto de herramientas cuantitativas que se usan para evaluar representaciones matemáticas del mundo real” (Pindyck and Rubinfeld, 1980) Los métodos econométricos, aunque en términos económicos, permiten visualizar el problema de la delincuencia y en este caso de la Violencia Intrafamiliar, como y las teorías económicas se desarrollan en forma conjunta, interactuando entre ellas. La econometría es una parte fundamental de la economía, no una disciplina separada. Motiva el uso de métodos empíricos en economía cubriendo sus principales aspectos: desarrollo y discusión de ideas básicas, recolección de datos, elección de técnicas econométricas adecuadas, evaluación crítica del trabajo de otros autores, presentación oral y escrita de los resultados obtenidos.

También se uso un modelo econométrico sencillo que buscaba hallar la elasticidad homicidios: armas de fuego decomisadas, entre 1996-1999, con buen éxito usando para las estimaciones datos mensuales de homicidios y de incautaci6n de armas de fuego en las diecinueve localidades de la ciudad. (Formnisano, 2002) O en el estudio de los Efectos de los Controles al Consumo de Alcohol y al Porte de Armas de Fuego en la Violencia Homicida. (Llorente y Rivas, 2002,2003)

Hay varios estudios de carácter econométrico en Colombia sobre la violencia y la relación negativa entre el crecimiento del PIB y la existencia de grupos al margen de la ley o el conflicto armado en el país (Querubín [2003]). El estudio del comportamiento del crimen y la violencia desde la teoría económica se puede resumir como la relación entre oportunidades criminales y factores que afectan positiva o negativamente estas oportunidades. Luego en el modelo se debe tomar en cuenta factores no dependientes. Hay acciones criminales (tráfico de drogas, mayor riqueza) que pueden actuar como factores facilitadotes y otros como disuasivos, por ejemplo la presencia de fuerza pública.

11.-Conclusiones

La teoría de la acción racional de Becker, su aplicación del enfoque económico al comportamiento humano plantea que las decisiones individuales están basadas en términos de costos y rentabilidad. La acción delictiva, se asume como consecuencia de un proceso racional implícito en la decisión de un individuo, que enfrenta un beneficio directo por cometer el delito, y la probabilidad de ser descubierto, en cuyo caso pierde el beneficio y puede sufrir un castigo.

En ese caso y siguiendo el modelo; los delincuentes calculan los costos y beneficios de las actividades delictivas. Los beneficios son los ingresos esperados de la actividad criminal, es decir, los ingresos del crimen multiplicados por la probabilidad de no ser capturado. Los costos se dividen en los costos monetarios de cometer el crimen, los ingresos que se dejan de percibir en actividades alternativas y la condena esperada (probabilidad de ser capturado por años de condena

Si el hecho de cometer una acción delictiva esta basado en la racionalidad del individuo, en una análisis de costo-beneficio. En la actualidad el hecho de ser un maltratador, implica un costo que se lo puede permitir.

Hay un momento de decisión del individuo en el que analiza, (un análisis absolutamente vertiginoso) si cometo esta acción © hay la posibilidad de un beneficio (BN), con una posibilidad de costos, en este caso, perdida de dinero.

Si maltrato a mi mujer, tengo unos beneficios de descontrol de mi ira y de mantener mi postura machista de hombre dominante. Y los costes, son el pago de la evaluación forense (25 Bs.) mas la posible multa que la Policía le pueda imponer. (100 Bs.). Ahora bien, si solamente; en los costes estuviera incluido el hecho de una detención preventiva en comisaría durante el día sábado tarde, hasta el Lunes, o desde el viernes. (Hasta que se realice la audiencia) Habría un cambio en el modelo econométrico del maltrato. Ya que su detención corta, conlleva la imposibilidad de ir al fútbol, a la reunión con los amigos, etc. los determinantes para la evolución de delitos hacen referencia a la existencia de factores que de manera directa propician

o facilitan acciones delincuenciales.

Por tanto en las actuaciones en orden a disminuir la Violencia Intrafamiliar, es preciso contar con un factor multiplicador de los costos, en el modelo explicado; de manera que la acción maltratadora no sea un beneficio aceptable en la conducta del sujeto.

Y en relación a los delitos comunes, hay que buscar que dentro del análisis costo beneficio, la actividad ilícita tenga más beneficios que la actividad laboral normal, mal pagada.

  1. Referencias Bibliográficas

  2. o Barral R., Nuñez de Arco J., Caballero D. (2004) Aspectos de la Medicina Legal en la practica diaria. La Paz: Ed. OPS/OMS.
  3. o Beccaria Cesare. (2005) De los Delitos y de las Penas. Colombia: 3ºEd., Ed. Temis.
  4. o Becker G. (1995) The Essence of Becker. Edit : Febrero, R. y Schwartz, P. Hoover Institution Press, Stanford.
  5. o BECKER, G. (1991) A Treatise on the Family. Harvard University Press, Cambridge y Londres.
  6. o Becker, G. Gary Becker y su audaz propuestas para resolver la inmigración ilegal. Diario exterior. www.diario.exterior.com
  7. o Becker, Gary (1976). The Economic Approach to Human Behavior, The University of Chicago Press.
  8. o Becker, Gary (1993). Nobel Lecture: The Economic Way of Looking at Behavior. Journal of Political Economy. Citado en Estrada, Javier (1994). “Crime and Punishment: An Introductory Analysis in a Noncooperative Framework”, Universidad Carlos III de Madrid, Working Paper.
  9. o Becker H.S. The outsiders: Studies in the sociology of Desviance, New York: Free Press, p.9
  10. o Bentham Jeremy, (1780) Introduction to the Principles of Morals. Grandes Economistas
  11. http://www.eumed.net/cursecon/economistas/index.htm
  12. o Binder, Alberto. (1996). Introducción al derecho procesal penal. Bs.AS.: Ed. Ajhoc. P. 181-182.
  13. o Business. International Library of Critical Writings in Business History, vol 5,
  14. o Cabanellas, Guillermo. (1992) Diccionario Jurídico Elemental. Ed. Heliasta s.r.l.,
  15. p. 264.
  16. o Clarke R.V. y Nelson M. (1993) Introduction: Criminology, routine, activity and rational choice. Advances 5 en Eds. R.V. Clarke y M. Felson: Routine activity and rational choice.
  17. o COASE, R. (1937) The Nature of the Firm. En Supple, B.E., The Rise of Big
  18. o Formnisano, M. (2002) Econometria Espacial: Caracteristicas de la Violencia Homicida en Bogota. Bogota: Documento CEDE No. 2002-10 (Septiembre), Universidad de Los Andes.
  19. o Garcia C. (2000) Violencia contra la mujer, genero y equidad en la salud. Ops/oms. Harvard Center Population and Development Studies Publicación ocasional Nº6, p 38
  20. o Garcia-Pablos, A. (1988) Manual de Criminología, Madrid.
  21. o Garcia-Pablos, A. (1999) Tratado de Criminología, Barcelona: Ed. Tirant lo Blanch, p. 43 y ss.
  22. o Hirschman Albert The changing tolerance for income inequality in the course of economic development. The Quarterly Journal of Economics, vol 87, noviembre, p. 544-565
  23. o Kessler M., Molinari A. Una aproximación microeconómica al Crimen en la Argentina
  24. o Klein, L.R. (1978) “The Supply-Side”. American Economic Review 68, marzo, 1-7.
  25. 17

  26. o Knight, F. (1940) “What is Truth in Economics ?”. Journal of Political Economy, reeditado en On the History and Method of Economics. Selected Essays. University of Chicago Press, 1956, 151-178.
  27. o Llorente M. V. y Rivas Angela, La caida del crimen en Bogota: una decada de politicas de seguridad ciudadana. Bogota: Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE), Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes. Divisibn Social del Departamento de Desarrollo Sostenible del Banco Interamericano de Desarrollo.
  28. o Llorente M.V., R. Escobedo, C. Echandía y M. Rubio (2001) Violencia Homicida en Bogotá y Estructuras Criminales. Bogota: Análisis Político 44 (Septiembre-Diciembre), IEPRI-Universidad Nacional.
  29. o Llorente, M.V., Nuñez, J. y Rubio M. (2000) Efectos de los Controles al Consumo de Alcohol y al Porte de Armas de Fuego en la Violencia Homicida. Bogota: Investigación "Caracterización de la Violencia Homicida en Bogota". Bogota: Paz Publica-CEDE-UNIANDES y Alcaldia de Bogota. Documento de Trabajo No. 6. Mimeo.
  30. o NEUMAN E. (1984) Victimología, Bs. As. Argentina: Ed. Universidad.
  31. o Nuñez de Arco J., (2004) La Victima. Sucre: Ed. Proyecto Sucre Ciudad Universitaria. UMRPSFXCH.
  32. o Nuñez de Arco J., Carvajal H.; (2004) Violencia Intrafamiliar: un enfoque sistémico. Sucre: Ed. Proyecto Sucre Ciudad Universitaria. UMRPSFXCH.
  33. o Nuñez de Arco J.; en Bejarano G., Nuñez de Arco, J., (2002) Psicología y Psiquiatria Forense. Diplomado en Gestión, Ciencias Forenses y Policiales. Modulo V. La Paz: Ed. Univ. Mayor de San Andrés.
  34. o Nuñez de Arco, J.;(2001) El Informe pericial en Psiquiatría Forense. La Paz: Ed. Mava.
  35. o Pindyck, R.S y Rubinfield, D.L. (1980) Modelos Econométricos. Labor.
  36. o Pomareda de Rosenauer, C., Alfred Stippel, J. (2001). El nuevo código de procedimiento penal. De la teoría a la práctica. Ed. GTZ., p. . 391.
  37. o Prieto Castro, Leonardo (1995) Cuestiones de derecho procesal, citado en Silva Silva JA. Derecho Procesal Penal, ed. Oxford. México. p. 546
  38. o Querubin, Pablo. (2003) Crecimiento Departamental y Violencia Criminal en Colombia. Bogota: Documentos CEDE 2003-12. Abril 2003.
  39. o Robbins, L. (1932) An essay on the Nature and Significance of Economic Science, MacMillan, Londres. 3ªedición : 1935.
  40. o Sanchez F., Espinoza S., Rivas A. (2003) ¿Garrote o Zanahoria?Factores asociados a la disminución de la violencia homicida y el crimen en Bogotá. Bogota: Documento CEDE 2003-27, (Edición Electrónica) Facultad de Economía, Universidad de los Andes.
  41. o Sarmiento Santander, F., (2006) Construcción de la Paz en Escenarios Urbanos con altos índices de Violencia:Procesos de paz con bandas y pandillas juveniles en Colombia Colombia: Documento síntesis de la ponencia preparada para el seminario “Construcción de Paz en culturas con Violencia” CINEP
  42. o Serrano Maillo, A. (2004) Introducción a la Criminología, Madrid: Ed. Dykinson p. 266.